domingo, 7 de octubre de 2012

Glándulas salivales.




Glándulas salivales.


Parótidas._ ubicada en la cara, porción anterior e inferior de la oreja. Por donde pasa el nervio facial, es decir el VII par craneal. Por el orificio de Stenon desagua frente al segundo molar superior.
La parotiditis se puede prevenir con una vacuna, y se da por abscesos dentarios, por una tumoración o por una infección viral, aquí el conducto de Stenon esta edematisado y enrojecido, presencia de sialorrea, con aumento de tamaño, puede ser uni o bilateral.
Hacemos uso de la sialografía que es un estudio radiológico con contraste de los conductos extraglandulares e intraglandulares  de las glándulas salivares mayores (parótida y submaxilar).
BENIGNO
  • ü Aumento de tamaño
  •  Duro
  •  Crecimiento lento
  •  Nódulo
  •  Indoloro
  • Poco móvil

MALIGNO
  • Fijo
  • Pétreo
  •  Parálisis facial
  •  Adenopatías periféricas
  •  Doloroso
  •  Crecimiento rápido

El único tratamiento es quirúrgico, extirpar la glándula, cuidando de no lesionar el nervio facial.
Glándula submaxilar
La glándula submaxilar una glándula salival que tiene una forma irregular y un tamaño parecido a una nuez. Se localiza en la parte posterior del piso de la boca. Esta glándula produce una secreción musinosa acuosa, llamada mucoserosa, a través del conducto de Wharton.

Glándula sublingual
Es la más pequeña en volumen y peso (representa un tercio aproximadamente de la submandibular). Ubicada en el surco alveolo lingual, subyacente a la mucosa con un borde craneal que produce una elevación denominada eminencia sublingual. Su forma es elipsoidal y está aplanada transversalmente, con un eje mayor de dirección ventromedial, y mide 3 cm de longitud aproximadamente. La saliva contiene enzimas que comienzan el proceso de digestión y ayudan a limpiar la boca, eliminando bacterias y partículas de alimentos. Al mantener la boca húmeda, la saliva ayuda a conservar las dentaduras postizas, retenedores u otros aparatos ortodóncicos en su lugar.
 Manifestaciones clínicas de la parálisis facial.





En el caso de la Parálisis Facial central, se conserva la función de la musculatura frontal,  por inervación cortical bilateral de la porción del núcleo de VII par craneal correspondiente a la rama temporal.

La parálisis facial periférica:

Habitualmente está precedida de un proceso catarral de tipo vírico. Presenta una instauración rápida que oscila entre pocas horas a 1 día.
Se manifiesta por:
Disminución o pérdida de movimiento en todos los músculos faciales ipsilaterales, tanto superiores como inferiores. La parálisis  inicial puede progresar hacia una parálisis completa en uno a 7 días.
Ocasionalmente, se puede producir otalgia y alteraciones sensitivas ipsilaterales. Otros síntomas acompañantes pueden ser epifora no real, relacionada con rebosamiento de las lágrimas por alteración de la motilidad palpebral (diferenciar de la epifora real que sería un dato evolutivo de mal pronóstico).
En el caso de la Parálisis facial idiopática hay una recuperación completa de forma espontánea (sin tratamiento alguno) en el 60-80%, en pocas semanas.  Habrá que descartar causas secundarias en los casos que se den los siguientes signos: presentación gradual de la parálisis (a lo largo de semanas o meses), presentación bilateral, episodios recurrentes o no haya signos de recuperación en 2 ó 3 meses

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada